4 de octubre de 2010

Que si me siento acorralada hecho a andar por donde nadie se lo espera. Si me atrapa la nostalgia vuelvo atrás, si me presiona el compromiso salto al tiempo en que desaparezca. 

Soy fugaz y efímera como es el viento, cobarde si la valentía me condena. El camino, el atajo, y el punto de partida.

Si te mezo en mis susurros soy la calma del río en el remanso. Si te enfrento en arrebatos soy la verdad incómoda; que no se evita, que no perdona, no da tregua.

Y cada vez que la nostalgia me escoza la piel me entrego al viento, aullando, con el hambre voraz de quien no tiene hogar, con la sed de quien añora lo dejado atrás.

Y cada vez que encuentro en tu brillo el reflejo de mis ojos soy el ronroneo al alba. 
Soy la garantía del placer entre tus sábanas.
La sensación de no saber si me tendrás mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus impresiones, a continuación ...