20 de septiembre de 2010

JA!! Víste?? Escuchaste?? Creo que esta noche zafamos de que nos eches a la ... "allá lejos y hace tiempo..." Edu dijo que salió bien, aunque todos sabemos que Edu siempre dice que salió bien, incluso lo dijo esa noche en la ESMU y cuando vimos tus videos se quería cortar las venas jajajaja. La gente también dijo que salió muy bien, aunque la mayoría de los que escuchan saben tanto de música como yo, y a Dios gracias la orquesta tapa un poco. Espero. 

Tu cuadro estaba hermoso, y sí, ya sé, "cómo iba a ser de otra manera con el modelo", si querés verle el lado bueno te diría que por fin la popi tuvo una foto con vos en la que salgas sonriendo, sin muecas, bien peinado, y hasta lindo! jijiji ... Creo que a todos nos hizo muy bien sabés, es como ir poniendo las fichas de algo tan ridículo, tan incomprensible, una a una en su lugar. Viste que estábamos todos? Je, sí, sin comentarios.

Vos sabrás mejor que yo sobre las palabras del cura, la verdad es que hice oídos sordos, muecas tiesas, y corazón estrujado. Por alguna razón me molesta llorar por vos. No sé qué es. Pero que quede entre nosotros, a quien me preguntaba si estaba bien simulaba no querer quebrarme por las voz, la afinación y esas cosas. Aunque para ser sincera cuando cantamos con la orquesta no escucho ni lo que pienso! jajaja. Y como cartón lleno en soprano tenía al lado a Danielita, y en contralto atrás a Gaby ... Ni modo!! Dos camiones corriendo picada puede que suenen más bajito! No sé ni si pensé.

Ya escuché a la mayoría decir eso de "yo todavía no caí", y nos pasa a todos creo. Y es que siento que todavía andás por acá. Más allá de lo que crea cada uno, cuesta entender que ya no estás cuando no dejamos de sentirte.

Viste que desfilé? Jaja, sí bueno, sabemos que eso significa que acá me quedo corta y allá me quedo larga ... Pero estaba estrenando vestidito. Y hablando de vestidito te confieso que cuando Edu me dijo que la túnica era para vestir el cuadro pensé que iban a ponerte pollerita! Primer pensamiento rápido tonto, PPRT, diría la enana. Dijo la alta.

Tampoco quiero empalagar, ni dramatizar, y supongo que hasta el morbo te sigue gustando. Así que voy a hablarte como todos entendemos. No sé cuántas veces más escriba como escribiendote sin que lo leas (a menos que hayas encontrado el güi fi) y apenas sólo confiando en que lo oís a medida que va escapándose de mi cabeza. No sé por qué algún otro motivo voy a sentarme a dar vueltas frente al teclado, dudando cuándo bromear, cuándo hablar en serio, cuánto sensibilizarme. Y no es que tenga bronca, pero el día que vuelva a cruzarte por ahí voy a decirte "pero mirá qué boludo eh!, ¿Hacía falta?" Y así tenemos el placer de discutir una vez más. Dejaste una vida hermosa y tengo que repetirme que si fue es que tenía que ser así, y sigo sin sentir que tenga sentido. Y lo vuelvo a repetir para convencerme. Y sigue siendo increíble.

No voy a despedirte con un final de palabras rebuscadas. Voy a decirte chau, y hasta la próxima vez que tenga ganas de sentir que te hablo. Así que ... chau, y hasta la próxima vez que tenga ganas de sentir que te hablo. Beso.

7 de septiembre de 2010

¿Dónde te quedaste?
Que no encontré la forma de eludirte. No supe volver a encontrarte ...
¿Dónde te perdiste? ¿En qué pensaste? ¿A qué le temiste?


 No hubieron superhéores en esta historia. Porque tú no tuviste el valor, porque yo no tuve la fuerza.


Todo eso que dijiste, que juraste, ¿Dónde lo guardaste? Busco en mi presente los rastros de su ausencia.


Alguna vez quisiste volver? Alguna vez quisiste buscarme?


Me pregunto si te enfrentaste al espejo diciendo "soy un cobarde", si lloraste por mi, porque no dudo que esas lágrimas fueron por ti. Por el sonido de tu ego partiéndose en tus manos como cristales.


Me pregunto y vuelvo a preguntar, por todo eso que no dijiste, por todo lo que negaste. Y no entiendo cómo todavía me lo pregunto. Teniendo las respuestas en mi cabeza, no suenan desde tus labios, suenan desde mi conciencia.


Y me sorprende que todavía lo pregunte. Es como si el tiempo no existiese entre nosotros, como si todos los días volviese a verte. Es como si no pudiese hacerte a un lado.


Y sólo sé que no te quiero en mi vida, y que no te supero, y que reniego de seguir donde me viste la última vez que volteaste. Antes de irte, por tercera vez, hacia donde no sé y hacia donde no me importa.


Reniego de volver atrás y desolada repetirme. De encontrarte en esas líneas que escribí al azar, de llorar por otros y decir tu nombre. Reniego de tu nombre, y tu imagen, y de las cosas que olvidé que te olvidaste y aún me encuentro.






Adónde fuí si me escondí de tu mirada, nada más. ¿Cuándo adormecí? ¿Cuándo perdí la calma?